'La producción, el comercio y el consumo de pescado se contrajeron en 2020. Sin embargo, las tendencias difirieron entre especies y productos.

La ligera disminución de la producción se debió a una menor producción de la acuicultura, mientras que la pesca de captura se mantuvo prácticamente sin cambios'. Así se señala en el capítulo relativo a los productos acuáticos del informe 'OECD-FAO Agricultural Outlook 2021–2030', donde se describe la evolución reciente del mercado y las proyecciones a medio plazo para el período 2021-30 en términos de producción, precios, consumo y comercio tanto para la los productos de la acuicultura como de la pesca.

Por lo que respecta a la producción mundial de productos acuáticos, se prevé que la producción mundial crezca a un 1,2% anual durante el período de 2021-2030 y que alcance en 2030 los 201 millones de toneladas, un aumento general de 23 millones de toneladas, esto es, un 12,8% con relación al período base (promedio 2018-2020). La mayor parte del crecimiento se producirá en los países en desarrollo y, en particular, en Asia.

Este aumento de la producción, según el informe, se verá impulsado principalmente por la acuicultura, que se prevé que crezca a un 2,0%  anual  (un ritmo más lento que el registrado en el la década anterior, que fue del 4% anual) y alcance en 2030 las 103 millones de toneladas, superando a la producción pesquera en 6 millones de toneladas.

Entre las razones esgrimidas en el informe para explicar el crecimiento más lento de la producción acuícola para el periodo 2021-2030 se señala, entre otras, que se parte de un periodo anterior en el que precio de las especies de acuicultura en relación con el coste del alimento fue más favorable; así como unas ganancias previsiblemente más reducidas, regulaciones ambientales más estrictas en los productores más grandes del mundo, principalmente China, o en los desafíos para ubicar nuevas instalaciones por falta de espacio.

Por regiones, se espera que Asia mantenga su posición como el mayor productor, representando el 88% en 2030, con un fuerte crecimiento esperado de la producción en importantes país productores: India (+ 24,7%), Indonesia (+30,5%), Vietnam (+ 20,4%) y Tailandia (+ 30,0%). Por su parte, se espera que la participación de China en la producción acuícola mundial disminuya ligeramente del 57% en  el periodo 2018-20 al 56% en 2030.

Desde la perspectiva de las especies, se prevé un fuerte crecimiento de la producción de tilapia (+ 36,9%) y camarones y langostinos (+ 32,0%). Sin embargo, en la mayoría de los casos, las previsiones apuntan a un crecimiento de la producción significativamente más lento que el experimentado durante la década anterior. La proyección de +14,0% para la producción de carpa está determinada predominantemente por China y tampoco está claro cómo cambiará esta producción bajo el decimocuarto plan quinquenal que comienza en 2021.

A pesar de la creciente importancia de la acuicultura en el suministro total de pescado, se espera que el sector de la pesca de captura siga siendo dominante para determinadas especies y vital para la seguridad alimentaria nacional e internacional. La producción de la pesca de captura debería experimentar, según las previsiones de OCDE y FAO, un crecimiento modesto (+3,6% para 2030), con algunas fluctuaciones en los años de El Niño (2022 y 2027), que también afectaría a la producción de harina y aceite de pescado.

 

 

Precisamente, la producción mundial de harina de pescado se estima que podrá alcanzar los 5,8 millones de toneladas, aumentando un 0,9% anual en relación con el nivel promedio de 2018-2020, mientras que la producción de aceite de pescado crecería un 0,8% anual y alcanzar 1,2 millones de toneladas durante el mismo período. Se destaca asimismo en el informe que, para 2030, se dará un impulso a la obtención de estos ingredientes a partir de desechos de pescado, y que aproximadamente el 29 % de la harina de pescado y el 42% del aceite de pescado se obtendrán por esta vía en comparación con el 27% y el 38% respectivamente registrado en el período base.

EL 90% DE PESCADO TENDRÁ COMO DESTINO EL CONSUMO HUMANO

Se espera que la mayor parte de la producción de pescado se destine a consumo humano, en torno a 181 millones de toneladas en 2030, y solo el 10% a usos no alimentarios (principalmente harina y aceite de pescado). Se estima que el consumo alcance los 21,2 kg per cápita en 2030, frente a los 20,5 kg per cápita del período base. Asia será donde se registre el mayor consumo de productos pesqueros, absorbiendo el 72% del pescado destinado a consumo humano.

CAÍDA DE PRECIOS EN TÉRMINOS REALES

El informe también recoge la evolución de los precios que según el índice de FAO fueron un 7% más bajos en 2020 que en 2019 sobre todo por la menor demanda de pescado en el canal Horeca. Las proyecciones de FAO y de la OCDE estiman que los precios del pescado aumentarán en 2022 para cuando se pronostica que terminen los efectos negativos del COVID-19 en los mercados, si bien en términos reales, se vaticina que todos los precios del pescado disminuyan durante el período 2021-2030: los del pescado de acuicultura en un 0,3% anual; el de pescado de captura en un 1,1% anual; los de la harina de pescado en un 0,6% anual y los del aceite de pescado en un 0,4%.

 Fuente:ipac Acuicultura

Tambien te podria interesar

Últimos Videos

Dejar un Comentario

Tu email nunca será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

Magazine

DESCARGAR APP

QR Code

PUBLICIDAD