El agua es la fuerza vital de los seres humanos y la sociedad, por lo que no es de extrañar que Sam Macdonald se propusiera diseñar un estilo de vida rodeado de ella. Sam siempre fue de andar merodiando por la naturaleza y tenía la curiosidad por saber qué había debajo de las olas de los Grandes Lagos que rodean su hogar en el sur de Ontario, Canadá.

Después de más de 15 años refinando sus habilidades en ventas, marketing y liderazgo, incluidos ocho años de ingeniería de aplicaciones en la industria de la automatización de la robótica, Sam puso a trabajar su título de Comercio de la Universidad de McMaster y su pasión por la tecnología.

En 2010, se asoció con Jeff Lotz para llevar la robótica submarina de Deep Trekker al mundo. Desde sus inicios en un sótano hasta una instalación de fabricación de vanguardia y envíos a más de 85 países, Sam y su equipo se han expandido para producir seis líneas de productos robóticos totalmente sumergibles. Cuando no viaja por el mundo descubriendo los usos únicos de sus clientes para los robots de Deep Trekker, se puede encontrar a Sam en bicicleta de montaña, buceo o volando pequeños aviones, disfrutando de la vida en tierra, bajo el mar y en el aire.

¿Cómo te involucraste con la acuicultura?

En parte por accidente. Vivo en el área de los Grandes Lagos de Ontario, Canadá, que tiene miles de naufragios. Estaba buscando una herramienta para ir a la caza de naufragios y me encontré con mi ahora socio comercial, Jeff Lotz, que había hecho un ROV para su proyecto universitario. Juntos, se nos ocurrió la idea de nuestro producto estrella, el ROV DTG2. Después de 18 meses de desarrollo, Jeff tenía algo muy viable, por lo que pusimos un sitio web muy básico.

Nuestras primeras ventas fueron a través de un compañero en Noruega que vendía sistemas de iluminación a granjas de salmón noruegas. Originalmente hizo que algunos competidores construyeran ROV que se habían descompuesto rápidamente. En 2011, se convirtió en nuestro distribuidor y el primer año que terminamos vendiendo 213 de nuestros ROV en Noruega. Después de eso, encontramos un revendedor sudamericano y nos expandimos a Chile.

¿Cómo financiaste tu crecimiento?

Nos autofinanciamos para que la empresa despegara y en los primeros años nos esforzamos por mantener nuestros costos bajos. Durante el proceso de desarrollo, construimos una serie de prototipos antes de llegar a lo que se convirtió en el DTG2. Desde entonces, hemos seguido perfeccionando el diseño y haciéndolo más robusto. En general, siempre nos hemos autofinanciado.

¿Dónde estás fabricando las unidades?

Actualmente estamos fabricando todo internamente en Kitchener, Ontario, Canadá. Actualmente tenemos 43 empleados y hemos aumentado el departamento de ingeniería a 17 personas. Tenemos la suerte de poder sacar de la Universidad de Waterloo, que es una de las mejores escuelas de ingeniería de Canadá.

¿Te ayuda el gobierno canadiense?

Aprovechamos los créditos fiscales de SR&D, también hemos estado involucrados en el programa llamado IRAP y aprovechamos un programa de innovación "construido en Canadá" donde si desarrolla una nueva tecnología, el gobierno pagará por otra organización gubernamental para comprar las unidades, por lo que estamos trabajando con la marina canadiense en este momento.

¿Dónde se llevó a cabo su I + D?

Jeff hizo todo el diseño para el DTG2 y el DTX2, que es el hermano mayor del DTG2; nuestros productos insignia originales. Teníamos clientes que intentaban usar nuestros productos para hacer inspecciones de tuberías, por lo que Jeff había estado trabajando con un compañero llamado Sean en un rastreador de tuberías, así que lo contratamos y terminamos los diseños para el rastreador de tuberías DT340.

¿Cuántos modelos fabrican actualmente?

Hacemos cinco: dos robots de natación (ROV), los últimos productos: DTG3 y REVOLUTION ROV, dos rastreadores, el rastreador de tuberías DT340 y DT320 y el rastreador de servicios DT640 que tiene ruedas de metal magnetizadas que le permiten arrastrarse a lo largo del casco de acero de un barco.  También hacemos una cámara de cápsula que entra en jaulas de peces. La cámara permite una rotación de 360 grados tanto horizontal como verticalmente y está equipada con luces y un sensor de oxígeno.

¿Estás desarrollando más modelos en estos momentos?

Siempre. Con nuestro DTG3 y el ROV REVOLUTION estamos incorporando más capacidades de mantenimiento de estaciones y funciones más autónomas. También nos estamos moviendo a una plataforma totalmente digital para poder innovar sensores, plataformas basadas en Internet y capacidades plug and play para incorporar una gran cantidad de sensores avanzados de calidad del agua y sonares de imágenes. En el DTG3 tenemos un brazo modificado al que podemos aplicar un parche de red con resorte que mantendrá a los leones marinos fuera por un tiempo hasta que la red pueda repararse.

¿A cuántos países le vendes?

Creo que en el último recuento estábamos vendiendo a 85 países. Fuimos internacionales directamente desde las puertas con nuestras ventas a Noruega. Francamente, vendimos fuera de América del Norte durante nuestros primeros días.

¿Cuáles son las ventajas de usar ROV en acuicultura?

En primer lugar, la facilidad de uso. Ser capaz de realizar inspecciones cuando lo necesite de una manera fácil. Los buzos siguen siendo necesarios si necesita hacer reparaciones o si está instalando nuevas redes. Pero, para las inspecciones básicas, el Deep Trekker está listo para usar en treinta segundos.

Puedes llevarlo al muelle. No hay necesidad de traer un generador y no hay nada que enchufar. Simplemente conecte el controlador al ROV y estará en el agua. Además, el ROV es mucho menos estresante para los peces que poner a un buzo en la jaula, y puede desinfectar un ROV de una manera mucho más agresiva que un buzo, así que, nuevamente, es mejor para el pez.

Teniendo en cuenta que eres una mujer y Presidente de una compañía de hardware tecnológico, es un hecho bastante inusual. ¿Ha afectado eso a su negocio de manera negativa?

No. En cierto modo ha sido muy positivo. Debido a que las mujeres en tecnología, robótica y piscicultura son bastante únicas, tiendo a llamar mucho la atención. El mundo está cambiando, por lo que no creo que me hayan faltado el respeto de ninguna manera. Me encargo de asegurarme de saber de qué estoy hablando. Probablemente haya notado que, en esta conferencia, (Aquaculture America 2019) hay muchas más mujeres que en otras conferencias. Con un nombre como Sam, a menudo recibo llamadas telefónicas para personas que buscan a Sam y cuando les digo que soy Sam, a menudo hay una extraña pausa… aparte de eso no ha habido muchos problemas.

¿Qué es lo próximo que se avizora en Deep Trekker?

Solo un mayor desarrollo de nuestros productos. Estamos buscando agregar más inteligencia a las máquinas; la inteligencia y autonomía son las palabras de moda ahora. Además, estamos desarrollando nuestra tecnología, buscando conectividad y autonomía; permitiremos que nuestros podcams se conecten en red y operen desde largas distancias en alta mar. A medida que las granjas de peces se alejen de la costa, requerirán sistemas con mayor automatización por lo que necesitamos tener un ROV que podamos ejecutar desde tierra firme.

Fuente: International Aquafeed

Tambien te podria interesar

Últimos Videos

Dejar un Comentario

Tu email nunca será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

DESCARGAR APP

QR Code

PUBLICIDAD