La empresa Derwent Engineering tiene en marcha un proyecto en Alicante con el que se conseguirá que la ciudad cuente con la mayor granja de lechola de Europa

En Derwent, perteneciente al Grupo Tejedor Lázaro, son especialistas en proyectos de ingeniería para el sector de la acuicultura, ofreciendo la tecnología más avanzada, como son los sistemas RAS. Actualmente se encuentran inmersos en un importante proyecto con la empresa Alicante Aquaculture con el que se generará una producción de 500 toneladas anuales de lecholas.

- Los sistemas de acuicultura RAS difieren de lo que conocemos como acuicultura en jaulas ¿Cuáles son las principales diferencias?

Son sistemas diferentes tanto en concepto como en gestión. Los sistemas RAS (del inglés Recirculating Aquaculture Systems) se conciben como circuitos cerrados en las que todas las aportaciones y salidas están totalmente controladas. Los parámetros ambientales en los que se desarrollan los peces se pueden controlar y adaptar en función de las necesidades biológicas del animal, optimizando de esta manera los ciclos de cultivo.

Por otro lado, la tendencia actual va encaminada a reducir el uso de piensos medicamentosos y sustituirlos por prebióticos para reforzar el sistema inmunitario de los peces. En este sentido los sistemas RAS presentan una gran oportunidad ya que se controlan completamente la entrada de elementos en el sistema (agua que es filtrada previamente, alimentos, peces garantizados libres de enfermedades).

Tampoco estamos sometidos a las inclemencias del tiempo, como tormentas. Reducimos el estrés en los peces que se provoca en las jaulas debido a la posible cercanía de depredadores y tenemos cosechas predecibles en tiempo y cantidad que ayudan a generar negocios rentables para los productores, sanos para los consumidores y medioambientalmente sostenibles. 

- Hablas de sostenibilidad, pero este tipo de explotaciones siempre generan dudas en cuanto a ello.

El sector de la acuicultura se presenta como uno de esos casos excepcionales en los que la sostenibilidad está directamente ligada con una mayor rentabilidad económica. Ya que, aunque un productor no se preocupe por el medioambiente, el coste principal es el alimento, y para especies carnívoras en concreto más por ingredientes como el aceite o la harina de pescado.

Actualmente la industria está realmente interesada en reducir su uso en la alimentación para acuicultura. Por eso desde Derwent seguimos centrando nuestros desarrollos en sistemas como el RAS que nos permitan optimizar la alimentación.

- En cuanto a los aportes de estos productos a las dietas, ¿qué nos puede decir?

El uso de la acuicultura sostenible es una herramienta que puede ser utilizada, según la FAO, para reducir la pobreza y el hambre. Se estima que mil millones de personas de países en desarrollo ya se alimentan de proteínas procedentes de pescado y, que para 800 millones la pesca y acuicultura es su principal fuente de ingresos.

En 2010 la acuicultura usó el 2% del agua y un 1% de la tierra usada en la agricultura a escala global.

En este sentido, esta técnica supone un menor impacto medioambiental que otros sectores de producción de alimento, como la carne o las aves, ya que el consumo de agua por kilogramo de producto en los sistemas acuícolas RAS supone una gran ventaja frente a otros sistemas de producción de alimentos. Como ejemplo, para producir 1 kg de pescado en RAS se utilizan 200 litros de agua, frente a los 15.000 litros de agua necesarios para producir un kg de ternera.

Con estos argumentos, los sistemas RAS se postulan como una de las principales soluciones para la aportación de proteínas en la alimentación humana a nivel global.

 - ¿Podríamos decir entonces que los sistemas RAS nos permiten tener granjas donde queramos?

Una de las principales aportaciones para ayudar a minimizar el impacto pasa por llevar la producción tierra adentro en sistemas de recirculación a cubierto. En este sentido, los sistemas de acuicultura recirculantes (RAS) permiten garantizar el bienestar animal, la seguridad alimentaria y la proximidad a los mercados, reduciendo de este modo el impacto en el medioambiente.

Asimismo, el desarrollo de los sistemas RAS aporta beneficios sociales en el ámbito laboral ya que está obligando a reclutar talento proveniente de campos diversos como la ingeniería marina, energías renovables, sector agrifood, etc., además de que permite la creación de empleos estables y de calidad.

 

 

Los sistemas RAS representan una innovación disruptiva en el sector que permiten acercar la producción a los centros de consumo y Derwent lleva años trabajando en el desarrollo de esta tecnología para conseguir diseñar sistemas que requieran bajas tasas de renovación de agua, uso limitado del espacio, elevado control de los factores internos de la granja y un mayor aprovechamiento del alimento y de los nutrientes.

- ¿Cuáles son los retos pendientes o próximos retos a alcanzar?

Evidentemente todavía quedan muchos retos en la acuicultura como son la necesidad de agilizar los procesos administrativos, garantizar una ordenación apropiada del espacio y coordinada con otros sectores como el energético o el turístico, y reforzar la competitividad en el sector acuícola.

En este sentido, existe una falta de reciprocidad en las normativas que rigen la producción interna y la proveniente de terceros países que provoca una falta de competitividad en la que se necesitaría incidir. En cualquier caso, todos ellos se deben afrontar desde la sostenibilidad y el respeto al entorno.

- ¿Qué papel puede jugar Derwent en el futuro de la acuicultura?

Desde Derwent venimos apostando desde nuestros orígenes por la captación de talento y una apuesta continua por la I+D. Durante los últimos años hemos trabajado en soluciones tecnológicas que aporten valor a la industria acuícola y entre estos desarrollos podemos destacar un sistema RAS propio, basado en un concepto nuevo de tanques concéntricos. Una de las primeras instalaciones de este tipo se está desarrollando en Alicante, concretamente en el puerto.

 - ¿Por qué se ha elegido la Seriola?

En los últimos años, la acuicultura mediterránea ha intentado seleccionar nuevas especies marinas para diversificar su producción. El éxito potencial de las especies se basa en el análisis de mercado, el rendimiento del crecimiento y la disponibilidad de alevines.

Seriola Dumerili es una especie favorable para el desarrollo de la acuicultura mediterránea. La Seriola tiene gran potencial para adaptarse al cultivo en tanques de hormigón y en jaulas de red, con altas tasas de crecimiento y supervivencia.

La Seriola de cultivo se utiliza principalmente para sushi y sashimi en Japón y para consumo en fresco en Europa.

La Seriola es un pescado valioso con buena salida en los mercados tradicionales de pescado y tiene potencial para productos de valor añadido. El pescado cultivado se puede vender en diferentes tamaños (enteros o en rodajas) según el país. La preferencia en tamaños afecta los precios de mercado. En Europa, los tamaños pequeños alcanzan los 13-18 euros por kg, mientras que los peces más grandes obtienen precios de mercado más bajos, normalmente 10-14 euros por kg.

Por todo esto, junto con la generación de empleos directos e indirectos y el impacto mediático de situar a Alicante como el lugar donde se encontrará la mayor granja de Seriola de Europa, el proyecto contribuirá de manera muy positiva al desarrollo socioeconómico de la región.

Autor: ELOY MESEGUER HERNÁNDEZ, DIRECTOR DE DERWENT ENGINEERING

Fuente: Editorial Prensa Alicantina S.A.U.

Tambien te podria interesar

Últimos Videos

Dejar un Comentario

Tu email nunca será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

Magazine

DESCARGAR APP

QR Code

PUBLICIDAD